CONTACTO

Envíanos tu consulta o recibe un presupuesto gratuito.

Más información

La ducha solar: ¡El complemento ideal!

23 agosto 2012 | Equipamientos

Ducha solar piscium piscina

Pocos son los que cuando construyen su piscina se acuerdan de la ducha. Al principio parece algo innecesario, ya que en una piscina privada, todos los que nos bañamos, somos “de confianza”. Y eso supone, que mantenemos una higiene suficiente como para no ensuciar el agua de nuestra piscina, al contrario de lo que sucede en piscinas comunitarias, en las que podemos ver casi cualquier cosa…

Pero pronto nos damos cuenta, de que la ducha es un complemento ideal con el que equipar nuestra piscina, ya que cuando pasamos todo el día en el agua, llegamos a la conclusión de que por qué tener que entrar en la bañera o ducha de casa a lavarnos con gel y champú el cabello. Ya que podríamos hacerlo al salir de nuestra piscina puesto que estamos mojados, sin perder tiempo… Y entonces es cuando nos planteamos lo práctico que sería tener una ducha junto a la piscina, sobre todo si en la casa somos muchos o hay niños pequeños.

Y a partir de ahí, encontramos un mercado muy extenso, con duchas para casi todos los bolsillos. Todo depende de lo que queramos invertir. Básicamente e independientemente de su precio, encontramos dos tipos de ducha: las “normales” y las “solares”.

Las normales, son duchas de acero inoxidable en las que el agua sale a la temperatura ambiente, a menos que equipemos nuestro jardín con una toma de agua caliente proveniente de la vivienda, cosa bastante improbable.

Las duchas solares, son de acero lacado y vienen equipadas con un depósito normalmente de color negro, en las que vamos a almacenar agua, que por efecto del sol, se va a calentar, por lo que vamos a tener una cantidad de agua caliente gratis. Estos depósitos, y dependiendo de los modelos, son de 30 a 60 litros y se calientan muy rápido, manteniéndose caliente durante todo el día. Estas duchas, las encontramos prácticamente de todos los colores, desde el tradicional blanco o beige, hasta naranja, marrón, azul, verde, etc. Por lo que se convierten en un artículo con el que decorar el entorno de nuestra piscina.

Es fantástica la sensación de poderse dar una ducha de agua caliente al atardecer, con jabón y champú, para quitarnos los sudores del día, en la intimidad de nuestro jardín, con el cielo o las estrellas como techo y sobre todo, sabiendo que esa agua caliente, ¡¡¡es gratis!!!

Por eso desde Piscium, apostamos por las duchas solares, como una solución, eficaz, estética, y sobre todo económica, para disfrutar todavía más de nuestra piscina. Además, si cuando construimos nuestra piscina pensamos en ella, mucho mejor, ya que dejaremos prevista su ubicación, con una toma de agua (preferiblemente descalcificada si tenemos descalcificador en casa en las zonas con mucha cal) y una toma de evacuación de agua, ya sea al desagüe de la vivienda o que desemboque en algún punto del jardín que nos interese verter esa agua, como una jardinera.

Déjese asesorar por los técnicos de Piscium, que le ofrecerán un buen número de modelos diferentes de duchas tanto normales como solares y le presupuestaran sin compromiso, la instalación, buscando juntos el mejor lugar para su nueva ducha.

Al final, todos nos hacemos la misma pregunta: ¿Cómo no instalé mi ducha solar antes?